Todo lo que va, viene de China.

Mas de 5000 años de historia, dinastias, comunismo, capitalismo…y moda!
Durante muchos años se ha tenido una idea preconcebida acerca del diseño y de la moda procedentes de China, asociando sus diseños a ropa de mala calidad, a compra y venta al por mayor e imitación.

El poder adquisitivo de los ciudadanos chinos ha ido cambiando a lo largo de estos últimos años y la compra de artículos de mayor calidad también se ha trasladado en el sector de la moda, donde prima la originalidad, la personalización y la búsqueda de prendas únicas y distintas. El sector del lujo se ha disparado: no importa el coste de la prenda, si es de calidad y diferente, se paga.
La Semana de la Moda de Shanghai también ha empezado a ser una referencia en el sector. Marcas de la talla de Chanel no dudan en hacer presentaciones de sus colecciones en China. Y un fuerte impulso de lis diseñadores locales marcan la diferencia y postulan esta fashion week como la mas importante de todas.

Es esencial hablar del street style. Las fotografías de elegantes modelos o estrambóticos outfits a la salida de los desfiles se ha convertido hace ya mucho en uno de los puntos de inflexión de la industria: quien aparece en estas imágenes se convierte en creador de tendencias. Atrevimiento, creatividad y osadía, conjuntos imposibles, mezclas de estampados insólitas, melenas de diversos colores…
Ellos siempre van un paso por delante, adoptan las nuevas tendencias con extrema facilidad. Fueron, sin ir más lejos, los primeros en pasear con los extravagantes modelos de zapatillas de Balenciaga: mientras que Europa se extrañaba antes de encumbrarlos en lo alto del pedestal de la moda, ellos ya los lucían con normalidad día a día. Es importante ser consciente de que el cambio se produce ante una revolución, y ellos ya la están llevando a cabo.

Deja un comentario