Corazón de tiza.

Cuando la realidad no esta a nuestro favor, estudiar es el mejor acto de rebeldía, dicen por ahi…ni les cuento enseñar!
Elegimos la docencia por vocación, por pasión y la transformamos en nuestro trabajo diario.
Sonreimos a cada mirada de cada chico que esta triste, hacemos magia para que dentro del salón todos cuenten con las mismas herramientas. Nos capacitamos porque queremos mejorar y nutrirnos de mejores estrategias. Trabajamos en equipo porq sabemos que juntos se llega mas lejos.
Enseñar no es transferir conocimientos, es crear posibilidades para su producción o construcción.
Aprendemos al enseñar y aprendemos a aprender cada día. Somos guías.
En estos tiempos de poca empatía, de revisión de valores y cambios de paradigmas, creamos en que la educación sea el mas alto de los valores y la labor docente respetada y valorada.
Este es un trabajo de todos.

Fragmento del discurso que escribí para el acto del Día de l maestro.
Les comparto mis mejores regalos, esos que te hacen pensar “misión cumplida”

Deja un comentario